Bizcocho de Praliné y Chocolate para el Fiestorro Curioso

El post y la receta de hoy son especiales y empiezan de una forma especial: contandoos algo… Hace ya un tiempo se puso en contacto conmigo Alba, de la cuenta de Instagram  @CuriosoAzul, para contarme con mucha ilusión que hoy, 1 de Febrero, iba a lanzar su blog y quería hacerlo por todo lo alto. Para ello, ha querido contar con muchos otros blogueros y/o cuentas de Instagram que la ayuden a celebrar este #FiestorroCurioso, ¡y yo encantada de participar con ella! Y cómo no estarlo, si es una chica encantadora que además mirad qué banderín tan bonito me ha hecho con el “lema” de Bizcocheando. Así que ya sabéis, su blog se llama Curioso Paladar y ya estáis tardando en ir a visitarlo, que estoy segura que nos va a enseñar cosas maravillosas. O bueno, ¡podéis esperar a verlo cuando veáis la receta que he hecho para la fiesta! 😜

La receta de hoy es un poco de aprovechamiento, y es que tenía en casa un poco de praliné que hice y al que no le daba salida, así que… ¿por qué no aprovecharlo para un bizcocho? Este era de avellanas pero os vale de cualquier fruto seco que tengáis o que os guste especialmente.

Es un bizcocho un poco marmolado y, además, con pepitas de chocolate para que no le faltase de nada. Si os animáis a ver cómo lo he preparado a continuación, ¡es muy sencillo! 🙌

INGREDIENTES:

  • 230gr Mantequilla (a temperatura ambiente)
  • 120gr Azúcar
  • 4 Huevos L
  • 220gr Harina
  • 1/2 Cucharadita Sal
  • 1 Cucharadita Levadura
  • 1 Cucharadita Vainilla
  • 85gr Praliné
  • 60gr Pepitas Chocolate
  • 6gr Cacao Sin Azúcar (aprox. 1 Cucharada)
  • 1 Cucharada de Leche

ELABORACIÓN:

  • Lo primero que hacemos es poner el horno a 175ºC con calor arriba y abajo para que vaya alcanzando la temperatura que necesitamos.
  • En un bol, vamos a tamizar la harina junto con la sal y la levadura. Reservamos.
  • A continuación ponemos la mantequilla a temperatura ambiente junto con el azúcar en el bol de nuestra amasadora hasta conseguir una mezcla blanquecina y muy esponjosa. También podemos hacerlo con una batidora de varillas (de hecho yo lo hice así porque la tenía más a mano ese día).
  • Seguidamente vamos añadiendo los huevos ligeramente batidos, uno a uno, y no añadimos el siguiente hasta que el anterior esté integrado. Incorporamos también la vainilla en este paso.
  • Una vez esté añadimos la mezcla de harina e integramos batiendo a velocidad mínima.
  • Cogemos un tercio de la masa y lo ponemos en otro bol. Aquí añadiremos el cacao y la cucharada de leche y lo mezclaremos.
  • Al resto de la masa le añadimos el praliné y las pepitas de chocolate y batimos ligeramente para que se integre.
  • Luego, en un molde previamente engrasado (y forrado si queréis), vertemos la masa haciendo el dibujo que queramos. También podemos pasar un palillo por la masa para que se hagan más remolinos.
  • Llevamos al horno y dejamos que se haga durante unos 40 – 50 minutos. En este caso depende mucho del molde (y también del horno como siempre), así que cuando al pinchar con un palillo salga limpio ya estará hecho.
  • Lo sacamos, dejamos templar en el molde sobre una rejilla y pasados unos 15 minutos desmoldamos y dejamos que se enfríe por completo sobre la rejilla.

¡Y hasta aquí mi propuesta para celebrar esta fiesta tan especial! ¿Te unes a celebrarla con nosotros?

Ah, y si te animas a probar este rico bizcocho no dudes en contarme qué tal por aquí o por mis redes, ¡espero vuestros comentarios! 💛

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *