Torrijas de Semana Santa [Receta de mi Madre]

Ya, sé que llego un poco tarde pero hasta estos días de fiestas nos ha sido imposible ponernos con las torrijas. Y digo “nos” porque en casa la que ha hecho siempre las torrijas es mi madre, así que no podía preparar esta receta sin ella.

Es una receta muy sencilla, y como veis no os indico cantidades porque depende de lo que el pan vaya absorbiendo, así que sólo tenéis que empezar y luego ir añadiendo según haga falta.

¡Manos a la obra que aún estáis a tiempo de disfrutar de unas torrijas espectaculares de Semana Santa! 😉

INGREDIENTES:

  • Pan Especial de Torrijas (y si no tienes, un pan de molde con la miga contundente o incluso una barra de pan del día anterior)
  • Leche
  • Vino Dulce (tipo Pedro Ximénez)
  • Huevo Batido
  • Aceite de Oliva
  • Para Bañar: Miel o Azúcar y Canela

[Si tienes un poco más de tiempo puedes probar con pan casero, yo tengo pendiente probar esta receta de Webos Fritos, que seguro que es maravillosa]

ELABORACIÓN:

  • Lo primero que vamos a hacer es preparar nuestros recipientes. Por un lado, ponemos un bol con bastante leche y un chorreón de vino dulce (aproximadamente una cucharada de vino por cada 100ml de leche) y mezclamos bien. En otro recipiente batimos dos ó tres huevos. Luego ponemos una sartén grandecita (que nos quepan al menos dos torrijas) con aceite de oliva y ponemos a fuego alto.
  • En el aceite, freímos primero un trozo de pan o un trozo de cáscara de limón, para que pierda un poco el sabor intenso.
  • Luego empezamos a preparar las torrijas. Para ello, primero mojamos bien en la mezcla de leche y vino, luego las rebozamos en el huevo y finalmente las freímos.
  • Así vamos repitiendo el proceso hasta terminar con todas nuestras torrijas.
  • Si las quieres melar: Ponemos en una sartén miel con unas gotitas de agua y removemos bien. Es necesario que esté suave y que hierva. Una vez friamos las torrijas las pasamos directamente a la sartén con miel y las bañamos bien. Luego las pasamos al plato o recipiente donde las vayamos a guardar. La miel debe estar en el fuego para que no se solidifique y hay que tener mucho cuidado ya que, como pasa con el caramelo, quema mucho.

  • Si las prefieres bañadas en azúcar y canela prepararemos un plato hondo con azúcar y canela (1 cucharadita por cada dos cucharadas de azúcar). Una vez fritas las torrijas las pasamos a un plato con papel de cocina y le quitamos todo el aceite sobrante. Luego, sin dejar que se enfríen, las pasamos al plato en el que tenemos la mezcla de azúcar y canela y las rebozamos para que queden bien cubiertas.

No me podréis decir que tiene complicación verdad? Yo nunca la había hecho pero en una hora ya teníamos hechos dos paquetes de pan de torrijas. Y lo mejor… ¡están riquísimas!

¡Ahora ya no tienes excusa! Prepara el pan, búscate un buen ayudante y a disfrutar de un buen rato preparándolas y de otro aún mejor saboreándolas. ¡Un beso! 😘

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *