Pasta Fresca con Harina de Castañas

¡Hola a todos! Hoy voy a ser buena y os traigo otra receta sin horno, ¡para que  no me echéis la bronca! Eso sí, antes de empezar con la reunión he de decir que no podría haber preparado esta pasta sin los cursos de pasta que he hecho con Tesimpasta y tampoco sin sus consejos para probar esta combinación en especial. Por eso, si os gusta el mundo de la pasta y de la gastronomía italiana os recomiendo seguir su cuenta de Instagram, no pararéis de aprender con todo lo que comparte y por supuesto con sus directos amasando y estirando pasta.

Siendo sincera, una de las cosas que más me gusta de hacer pasta es el proceso del estirado. Este se puede hacer también a máquina pero encuentro que el método tradicional de hacerlo a mano con un rodillo enorme sobre una tabla de madera tiene una magia especial. ¿No os parece? Por si no conocéis este método, en este vídeo podéis ver cómo se hace.

En la receta de hoy no os traigo la elaboración de pasta tradicional, si no una diferente con un sabor diferente porque está hecha con harina de castañas. Me gustó mucho el resultado y para el plato yo la salteé con un poco de calabacín y le añadí sobrasada y bastante parmesano. ¡Deliciosa!

INGREDIENTES:

  • 4 Huevos L
  • 130 gr Harina Castañas (la que yo usé era de Petra Mora)
  • 250 gr Harina Tipo 00 (si no tenéis, se puede sustituir por harina de todo uso)

ELABORACIÓN:

  • Para hacer la masa de la pasta mezclamos primero las dos harinas.
  • Luego las ponemos sobre la superficie donde la vayamos a amasar. Lo ideal es una tabla de madera como estas, o alguna que tengamos bien limpia (ya sabéis que la madera es porosa y aunque se friege pueden quedar restos).
  • En ese montón de harina hacemos un hueco en el centro, para que quede como un volcán. En ese hueco ponemos los huevos.
  • Batiendo con un tenedor los huevos vamos poco a poco incorporando la harina a la mezcla. Este vídeo os puede ayudar mejor a ver cómo preparar la masa.
  • Cuando se empiece a hacer difícil hacerlo con el tenedor, pasamos a trabajar con la masa.
  • Una vez esté integrado, retiramos la bola y limpiamos bien la superficie para que esos restos de masa seca no se incorporen a la masa. Nos lavamos bien las manos para quitar también esos restos.
  • Con la superficie limpia, seguimos trabajando la masa hasta que al cortarla veamos que tiene algunas burbujas por dentro. Eso será el indicio de que ya está lista.
  • En ese momento le ponemos un poco de harina alrededor y la envolvemos en papel film transparente.
  • La dejamos reposar 5 minutos.
  • Pasado ese tiempo pasamos a estirarla. Podéis hacerlo a mano, como se ve en este vídeo, o a máquina. Una vez estirado, pasamos a cortarla y a darle forma.
  • Una vez con la forma deseada, podemos dejarla secar o cocinarla directamente. Yo lo que hago es dejarla secar y, lo que no vamos a comer, lo congelo en tuppers herméticos o incluso en bolsas zip.

Una cosa importante a tener en cuenta al preparar pasta casera es que hay que hacerlo sin miedo y sin pensar mucho entre paso y paso, ya que la pasta se va secando y el tiempo va en nuestra contra. Otro detalle bastante importante es que se suele utilizar la madera o el bronce para trabajar la pasta por su carácter rugoso, que hace que luego la pasta absorba mejor la salsa que la acompañe.

Os dejo a continuación las herramientas que yo he usado por si os da curiosidad: tabla de madera (para amasar y estirar), mattarello (rodillo), tablilla para garganelli o gnocchi, secapasta, cortador de pasta doble de bronce.

Y hasta aquí la receta de hoy, espero que os haya gustado mucho y que os dé la curiosidad por probar a hacer pasta casera. Si tenéis cualquier duda no dejéis de escribirme por aquí o por mi cuenta de Instagram. ¡Muchas gracias por pasaros!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *