Cheesecake Sencilla

Aunque no os lo creáis, mi chico no es muy de postres pero sí que hay uno que le encanta, y es justamente este, la tarta de queso. Así que, ilusa de mí, cada año por su cumple le pregunto qué tarta quiere que le haga y la respuesta es siempre la misma. 😂 Eso sí, si por él fuera siempre repetiría esta tarta de queso sin horno, pero yo me hago un poco la loca y voy cambiando de receta.

Este año probamos esta que es también muy sencilla y queda deliciosa. Podéis elegir si ponerle base de galletas o no, yo la puse porque esa parte de la receta sí que no es negociable, y como a todos nos gusta pues sin problemas.

Para hacerla utilicé mi infalible molde PushPan (comprado en la tienda online de Claudia & Julia), el mío es el modelo alto de 15 cm y lo uso tanto para tartas con masas líquidas como esta, tartas frías, bizcochos… Con el borde de silicona que tiene la base no se sale nada y es una maravilla. ¡Totalmente recomendable!

¿Tenéis ganas de ver la receta? ¡Pues no me lío más y vamos a por ella! 🙃

INGREDIENTES:

  • 200 gr Nata de Montar (mínimo 35% materia grasa)
  • 2 Huevos L
  • 100 gr Azúcar
  • 35 gr Harina
  • 400 gr Queso Crema
  • 1 cucharadita Pasta de Vainilla (opcional)

Base (opcional):

  • 55 gr Mantequilla
  • 70 gr Galleta

ELABORACIÓN:

  • Para empezar, preparamos la base si la vamos a poner en nuestra tarta. Para ello, machacamos las galletas y las mezclamos con la mantequilla fundida. Una vez lo tengamos todo mezclado lo ponemos lo más liso posible sobre la base engrasada y con un papel de hornear (en la base y, si queremos, también en los lados que sean aún más altos que el molde por si la tarta creciera). Reservamos en el frigorífico.
  • Encendemos el horno a 170º con calor arriba y abajo y la bandeja con agua, para que cuando tengamos lista la masa de la tarta ya esté a la temperatura adecuada.
  • Vamos ahora a preparar la masa de la tarta. En este caso mezclamos la nata con el azúcar y los huevos, no es necesario que monte, sólo tenemos que hacer que los ingredientes se integren.
  • Seguidamente incorporamos la harina previamente tamizada.
  • Por último ponemos el queso y la vainilla y batimos hasta integrar.
  • Vertemos con cuidado en el molde y llevamos al horno (ya a 170º) durante 15 minutos. Pasado ese tiempo, bajamos a 150º y dejamos 50 minutos más. Luego apagamos el horno y dejamos la puerta entre abierta. Dejamos la tarta en el horno hasta que esté fría y después de eso dejamos reposar en la nevera.

Es mejor tomarla reposada de un día para otro o, como poco, dejarla unas horas. Mejora mucho de tomarla así a tomarla prácticamente recién hecha. Tanto la textura como el sabor. 😋

Lo bueno de esta tarta es que es una receta “base” a partir de la que se me ocurren muchas modificaciones y combinaciones para cambiarle el sabor. Tendré que ir probando poco a poco e ir contándoos. 😉

¿Cómo os gustan a vosotros más las tartas de queso? ¿Alguien se atreve a retarme a probar alguna receta de tarta de queso? ¡Porque os adelanto desde ya que lo acepto encantada, ¡espero vuestras ideas! 🤗

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *