Risotto de Azafrán y Setas

No hace mucho que descubrí el risotto y es un plato que me encanta, la textura cremosa y el punto que le da al arroz esta forma de cocinado es algo que me pierde. Además es un plato que admite muchas combinaciones e ingredientes diferentes, algo que hace imposible aburrirse de comer siempre lo mismo, ¿no os parece?

Por si fuera poco esta receta de hoy está hecha con un arroz muy especial de la marca ABC Rice, una nueva marca especialista en arroces desde el cultivo hasta el cliente. Sus cultivos están situados en el entorno del Parque Natural de la Albufera (Valencia) y cuidan al detalle cada aspecto para dar el máximo cuidado a su producto. Podéis descubrir la amplia variedad que tienen en su página web así como en su página de Facebook. ¡Os sorprenderá!

Aunque no es demasiado conocida, la variedad recomendada para hacer este plato es el Arroz Carnaroli, de la familia japónica y de grano perlado y muy grande. Es originario del Valle de Po (Italia) y está catalogado como “superfino”, el rey de los arroces italianos. Tras la cocción, mantiene una textura consistente en el interior y cremosa en el exterior.

La propuesta que os traigo es la de un Risotto clásico con azafrán y setas, perfecto para combinar con carnes a la brasas o en salsas suaves. ¡Si así ya suena bien veréis cuando lo probéis!

INGREDIENTES:

  • 220 gr Arroz Carnaroli
  • 60gr Cebolla Troceada Pequeña
  • 1 Chorro de Aceite de Oliva
  • 40gr de Mantequilla
  • 150gr Setas Laminadas
  • 75gr Vino Blanco
  • 350gr Caldo de Ave
  • Unas Hebras de Azafrán
  • 30gr Queso Parmesano
Nota: Con estas cantidades da como plato principal para 3 personas y como guarnición para cuatro, si sois más podéis amplias las cantidades proporcionalmente. 

ELABORACIÓN:

  • Comenzamos poniendo a fuego medio el aceite con una pequeña parte de la mantequilla y vamos cortando la cebolla bien pequeña. Cuando el aceite esté caliente añadimos al aceite y la dejamos pochar. Este será el recipiente en el que cocinaremos el arroz a continuación así que hay que tenerlo en cuenta para seleccionar uno de tamaño medio – amplio.
  • Mientras se hace la cebolla ponemos en otro cazo a fuego alto el caldo de ave para que vaya cogiendo calor, necesitamos que esté hirviendo a la hora de añadirlo al arroz. Si llega a este punto antes de añadirlo le bajaremos un poco la potencia y luego volvemos a subir justo antes de incorporar al arroz.
  • Una vez esté lista la cebolla le añadimos las setas, dejamos hacer y luego retiramos de la olla (dejando la cebolla). Si resulta más cómodo también se puede hacer este proceso en un fuego diferente. Reservamos las setas para más adelante.
  • En la olla con la cebolla añadimos ahora el arroz hasta que tenga un tono anacarado y desglaceamos con el vino blanco. Dejamos evaporar y mojamos el arroz con el caldo hirviendo.
  • Hay que tener siempre líquido en este cazo pero sin que cubra, lo justo para que vaya absorbiendo el arroz e ir añadiendo un cazo más de caldo cuando veamos que se va “agotando”. Así estaremos durante unos 15 minutos.
  • A mitad de cocción (en el minuto 7), ponemos un poco de caldo en un vaso e infusionamos las hebras de azafrán para extraer un sabor más potente. Este caldo con las hebras lo añadimos al arroz y continuamos el proceso como veíamos en el paso anterior.
  • Las setas podemos añadirlas en los últimos minutos para integrarlas en el risotto o justo al emplatar, según se prefiera.
  • Pasados estos 15 minutos y vamos al paso del “mantecado”. Para eso añadimos la mantequilla y el queso parmesano y removemos hasta conseguir una textura muy cremosa, como se dicen en italiano “all’onda” (ni muy líquido ni muy pastoso).
  • Y así ya tendríamos listo nuestro risotto.

¡Sólo queda servir y saborear en la mejor compañía! Esta será una receta de esas que guardéis para cuando queráis sorprender a alguien especial…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *