Layer Cake Unicornio

Hace ya casi dos meses que preparé esta tarta, pero entre unas cosas y otras hasta ahora no he podido compartirla con vosotros, aunque dicen que nunca es tarde si la dicha es buena, ¿no? 😉

Era una tarta muy especial porque era mi regalo para el primer cumpleaños de la peque de una de mis mejores amigas, así que tenía que ser lo mejor que pudiera hacer (porque perfecta ya sabía que no). Entre la madre y yo elegimos que fuera una tarta de unicornio y vaya si pusimos alto el listón… Mi idea desde el principio es que los adornos también fueran comestibles así que hice los cuernos, las orejas y los ojos con fondant (utilizando esta pintura dorada) y la crin del unicornio con la misma crema que cubría la tarta pero con diferentes colorantes siguiendo los colores de los adornos del cumpleaños y esta purpurina comestible para darle un toque más de fantasía.

Si que es cierto que es una tarta para hacer con tranquilidad, al menos yo que no soy experta necesito hacerlo así. Lo primero de todo para mí fue hacer los adornos, porque además era la primera vez que trabajaba con fondant. Así que en este caso no os voy a indicar cómo lo trabajé porque creo que aún tengo mucho que mejorar en este punto.

Para las orejas lo estiré al grosor deseado poniendo especial cuidado en que quedara uniforme y no fuera más grueso por unas zonas que por otras. Luego con un cortador en forma de corazón lo corté, repetí el rocedimiento con el fondant blanco y con el rosita, luego uní ambos humedeciéndolos con ayuda de un pincel (de uso comestible), les puse el palillo y lo dejé en un corcho para que se endureciera un poco. Pero hay que acordarse de dejarlo en un lugar fresco y seco.

Con un trozo grande de fondant del rosa lo amasé para darle forma alargada y con un palillo pinté la línea del cuerno. Luego le incluí un palo de madera para que luego se quedara bien sujeto en la tarta, lo puse en el corcho y lo pinté usando la pintura que os indico más arriba. Le di dos manos.

Para los ojos hice un par de “rollitos” y dos “pestañas” para cada uno. Lo puse sobre el corcho y los pinté también con dos capas para que cubriera bien.

Lógicamente para los bizcochos y el relleno podéis usar la combinación que más os guste. En este caso como era para un cumpleaños con invitados de diferentes gustos fuimos a lo básico: bizcochos de vainilla (receta del libro de Bea Roque) con relleno de trufa y cobertura de SMB de Vainilla. Así que os dejo a continuación las recetas que yo he utilizado. Eso sí, ¡os cuento ya que fue un acierto total! 👌🏽

Es cierto que en fechas con temperaturas más altas es un poco más complicado montar una tarta así, pero con paciencia y sitio en la nevera no hay nada imposible, ¡así que si te animas no dudes en contarme qué tal! 😊

PARA LOS BIZCOCHOS

INGREDIENTES:

  • 250gr Mantequilla (temperatura ambiente)
  • 300gr Azúcar
  • 4 Huevos L
  • 375gr Harina
  • 1 Cucharada Levadura
  • 1/2 Cucharadita Sal
  • 2 Cucharaditas Extracto Vainilla
  • 250ml Leche
  • Colorante de Varios Tonos (opcional)

ELABORACIÓN:

  • Comenzamos precalentando el horno a 175ºC con calor arriba y abajo y preparando los moldes, para ello forramos la base y lo engrasamos. Yo he usado tres moldes de 18cm de diámetro.
  • En un bol, tamizamos la harina, la levadura y la sal y reservamos para incorporar a nuestra masa más adelante.
  • Batimos fuertemente la mantequilla con el azúcar hasta que blanquee y obtengamos una mezcla esponjosa.
  • A continuación añadimos los huevos, uno a uno y ligeramente batidos. Recordemos que hasta que no esté integrado no añadiremos el siguiente.
  • Incorporamos ahora la vainilla y mezclamos.
  • Ponemos ahora en esta mezcla un tercio de los ingredientes secos que tamizamos y mezclamos, luego añadimos la mitad de la leche y repetimos el proceso hasta terminar con todos los ingredientes.
  • Lo repartimos en partes iguales, si vais a poner colorante se divide en tres cuencos y se mezclan y si no se pasa directamente a los moldes. Con estas cantidades podéis hacer si queréis cuatro bizcochos, yo como sólo quería tres con la masa restante preparé unos cupcakes.
  • Llevamos al horno y dejamos que se haga durante unos 20-25 minutos, o hasta que al pincharlos con un palillo este salga limpio.
  • Sacamos del horno y dejamos templar durante unos 15 minutos, luego lo demoldamos y dejamos enfriar por completo.
  • Como os dije antes yo fui preparando la tarta por días así que los bizcochos los hice el día antes del montaje, por lo que cuando estaban templados los envolví muy bien en film transparente y los dejé en el frigorífico esperando el momento.

PARA EL RELLENO

INGREDIENTES:

  • 200gr Nata Montar
  • 250gr Pepitas Chocolate Negro
  • 35gr Mantequilla
  • Licor al Gusto (yo usé brandy)

ELABORACIÓN:

  • Ponemos a fuego medio la nata y llevamos a ebullición.
  • Llegado ese momento retiramos del calor y añadimos el chocolate, lo dejamos reposar un par de minutos y luego movemos con una espátula para que se integre.
  • Por último le añadimos la mantequilla y el licor, integramos y dejamos reposar para que se enfríe y adquiera consistencia.
  • Este relleno también lo hice el día antes de montar la tarta, luego con sacarlo un rato antes para que esté manejable ya está, en mi caso no lo monté pero si queréis podéis montarlo teniéndolo bien frío.

PARA EL SWISS MERENGUE BUTTERCREAM DE VAINILLA

INGREDIENTES:

  • 150gr Claras (naturales o pasteurizadas, lo ideal es una mezcla de ambas)
  • 250gr Azúcar
  • 340gr Mantequilla (en cubos, a temperatura ambiente)
  • 2 Cucharaditas Vainilla
  • 1 Pizca Sal
  • Opcional: Colorante Blanco para que quede más intenso (con la mantequilla amarillea un poco)
  • Para la Crin: Colorantes comestibles de los colores elegidos

ELABORACIÓN:

  • Ponemos los huevos y el azúcar al baño maría (sin que el recipiente que los contiene toque directamente el agua). Lo dejamos al calor removiendo hasta que el azúcar se disuelva pero con cuidado de no sobrepasar los 70ºC para que las claras no cuajen.
  • Vertemos en el bol de la amasadora y batimos con el globo a velocidad alta hasta que se enfríe, aproximadamente unos 10 minutos.
  • Cambiamos y ponemos la pala en la amasadora, bajamos a velocidad media y vamos añadiendo los cubos de mantequilla (importante que estén a temperatura ambiente). Llega un momento que parece que la mezcla está cortada pero no nos asustemos, hay que seguir batiendo hasta que quede una crema brillante y sedosa.
  • Una vez montado añadimos el extracto que hayamos elegido o lo dejamos tal cual, yo como os decía he usado extracto de vainilla.
  • Esta crema se puede preparar con antelación y reservar en la nevera o incluso congelar, pero hay que volver a montarla antes de usar para que tenga la textura deseada así que yo esta la hice justo antes de montar la tarta.

MONTAJE

Como no quería usar ninguna base de cartón ni nada yo preparé la tarta directamente sobre el stand que quería utilizar, colocándolo sobre una base giratoria y poniendo mucho cuidado no se fuera a caer. Además hay que ir limpiando la base cada vez que se ensucia pero para mi gusto queda mejor así. La base que he usado ha sido esta de El Corte Inglés (tiene un precio increíble, y si la cogéis en rebajas más aún).

Lo que os decía, que me lío y me voy por las ramas… Para montar la tarta ponemos uno de los bizcochos (si es necesario recordad cortar los copetes para que queden lisos) y encima extendemos la mitad de la crema. Para que quede más uniforme yo lo hago con una manga pastelera y una boquilla lisa, pero esto ya es según le sea más cómodo a cada uno. Repetimos la operación y el último bizcocho lo ponemos con la base hacia arriba para que esté liso del todo. Si la crema del relleno está muy blanda llevamos a la nevera unos 15 minutos antes de seguir montando.

Para empezar a cubrirla ponemos una fina capa “cubremigas”, extendiéndola bien, que quede lo más lisa posible. Una vez lista la llevamos a la nevera para que endurezca, al menos 15 minutos. A continuación ponemos una capa más gruesa y con ayuda de una espátula o una paleta vamos alisando y si saliera alguna miga la retiramos con cuidado.

Ahora dividimos la crema restante en diferentes cuencos y le añadimos el colorante hasta obtener el tono deseado. Por último dejamos hueco en los sitios donde vayamos a colocar el cuerno y las orejas y vamos formando la crin. Con distintas boquillas y mangas vamos creando las formas que queramos hacer.

Luego lo llevamos a la nevera, dejamos endurecer y la sacamos unos minutos antes de comerla (el tiempo justo para que pierda el frío pero sin que se reblandezca demasiado). ¡No podemos olvidarnos de incluir los adornos que preparamos previamente!

¡Pues hasta aquí llega la receta de hoy! Espero que os haya gustado tanto como a mí prepararla, aunque no os voy a negar que pasara algún momento de preocupación por ver cómo quedaba.

Eso sí, aunque queda mucho por mejorar… ¡estoy encantada con el resultado! 😍😍

Espero vuestras impresiones en los comentarios, ¡estaré encantada de leeros! 😘

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *