Crema de Manzana y Puerros

Con eso de que el verano va llegando a su fin (por mucho que me cueste reconocerlo) y que hace mucho que no os traigo una receta salada, hoy quería compartir con vosotros esta crema súper sabrosa y saludable que os puede venir genial para cualquier cena en esta nueva temporada. ¿No os parece? 🤗

En este caso la receta la he adaptado de una que aparece en el libro “Cómo Comer Mejor“, de James Wong. Básicamente es muy parecida, sólo he cambiado algunos ingredientes que no suelo usar y listo. El libro es muy interesante, habla de qué tipo de alimentos nos aportan más nutrientes y tiene recetas muy interesantes, tengo varias que quiero probar y, si quedan bien, compartirlas con vosotros. ¿Os apetece?

Bueno, no me lío más y os cuento el paso a paso de esta receta que espero que os guste tanto como a nosotros en casa.

INGREDIENTES (para 4 personas más o menos):

  • 1 Cucharada Mantequilla sin sal
  • 2 Cucharadas Aceite de Oliva
  • 1 Cebolla (en rodajas)
  • 2 Puerros (limpios y en rodajas)
  • 1 Patata Grande (pelada y crujida en trozos)
  • 2 Manzanas Rojas (descorazonadas, en cuartos y luego en láminas)
  • 2 Dientes de Ajo (rallados)
  • 1 Pizca Jengibre en polvo
  • 400 ml Caldo de Verduras (preferiblemente casero)
  • 150 ml Agua
  • 10 ml Leche Entera
  • Sal y Pimienta al gusto
  • Como Aderezo: Frutos secos, semillas, pimienta, manzana en dados… (al gusto)

ELABORACIÓN:

  • Preparamos todos los ingredientes como se indican en el listado anterior (excepto la manzana, que la cortaremos en el último momento para que no se oxide).
  • Ponemos en una olla la mantequilla junto con el aceite (yo lo he hecho en mi cocotte de Claudia&Julia). Cuando esté caliente bajamos a fuego lento y añadimos la cebolla y los puerros para cocinarlos durante unos 10 minutos (hasta que se pochen).
  • A continuación, ponemos también en la olla las patatas, las manzanas, el jengibre, el ajo y seguimos cocinando. Durante unos 5 minutos aproximadamente.
  • Pasado este tiempo incorporamos el caldo de verduras, la leche y el agua y salpimentamos.
  • Subimos un poco la potencia para que hierva. Una vez llegados a este punto volvemos a bajar al mínimo el fuego y dejamos que se vaya haciendo a fuego lento hasta que todos los ingredientes estén tiernos.
  • Cuando lo tengamos ya hecho lo trituramos bien hasta que tengamos una crema lisa y suave. Probamos y vemos si hay que rectificar de sal y/o de pimienta.
  • Ponla en platos o en cuencos y colócale por encima tu aderezo favorito.
  • ¡Y a comer!

¿Qué os ha parecido la idea? A mí en principio la combinación me chocaba un poco pero no queda nada raro, ¡un sabor suave y muy rico!

Así que ya sabéis, desempolvando esas cazuelas y al lío con las cremas (templadas si aún hace calor en vuestra zona). ¡Manos a la obra! 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *