Classic CheeseCake, Mi Versión de la Receta de Bea Roque

Hoy os traigo una versión un poco modificada de la receta de Classic Cheesecake del primer libro de Bea Roque. En mi caso le he cambiado nata por queso mascarpone y reducido la cantidad de queso crema para aumentar la de mascarpone.

La verdad es que queda una tarta muy suave y que fresquita sienta genial en cualquier época del año. ¡Espero que os guste!

INGREDIENTES:

Base:

  • 10-12 Bizcochos de Soletilla
  • 2 Cucharadas de mantequilla Derretida

Tarta:

  • 600gr Queso Crema
  • 250gr Queso Mascarpone
  • 150gr Nata
  • 150gr Azúcar
  • 25gr Maicena
  • 5 Huevos XL (por separado las yemas y las claras)
  • 2 Cucharaditas de Esencia de Vainilla
  • 1/2 Cucharadita de Sal
  • 1/2 Cucharadita de Ralladura de Limón

Classic CheeseCake Esponjoso Receta de Bea Roque

ELABORACIÓN:

  • Comenzando triturando en un bol los bizcochos de soletilla, una vez los tengamos derretimos la mantequilla y lo mezclamos muy bien.
  • A continuación lo colocamos en la base de un molde desmoldable previamente engrasado y reservamos en la nevera mientras preparamos el resto de la elaboración de la tarta.
  • Ponemos el horno a 160ºC, con calor arriba y abajo, para que se vaya calentando.
  • Montamos en un bol las claras con la sal, batiendo a velocidad alta hasta que lleguen a punto de nieve.
  • En otro bol, mezclamos la harina con el azúcar.
  • En un recipiente diferente, batimos el queso crema a velocidad baja para no airear, incorporando poco a poco la mezcla de azúcar y maicena hasta que se integre. Es importante que este bol sea bastante amplio, ya que cuando estén todos los ingredientes necesitaremos espacio para la mezcla.
  • Seguimos batiendo a velocidad baja y añadimos primero el queso mascarpone y después la nata.
  • Una vez integrado, incorporamos las yemas una a una y luego la vainilla y la ralladura.
  • Finalmente añadimos las claras montadas y las mezclamos de forma envolvente y suave con una espátula.
  • Ponemos en el molde sobre la base y horneamos durante 75 minutos. Si vemos que se empieza a dorar cubrimos la superficie con un trozo de papel de aluminio (os recomiendo engrasarlo para que no se pegue a la tarta y lo podáis retirar fácilmente).
  • Una vez pasados los 75 minutos, apagamos el horno y dejamos la tarta dentro durante dos horas. Luego lo sacamos y lo dejamos fuera, en una rejilla, una hora u hora y media (hasta que no esté caliente). Antes de comerla es recomendable dejarla reposar unas 6 horas en la nevera.
  • Para finalizar podéis cubrirla con mermelada o dejarla tal cual y que cada uno se ponga la mermelada a su gusto. Los sabores que mejor le van son los de los frutos rojos, yo usé de moras pero también está genial con mermelada de frambuesa o arándanos.

Classic CheeseCake Receta de Bea Roque

¿Quién va a ser el primero que se anime a hacerla? Es muy sencilla y merece la pena, ¡os lo aseguro! 😉 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *