Bizcocho de Avena y Mermelada de Albaricoque hecho en Cocotte

¡Hola! Hoy os traigo una receta que llevaba mucho tiempo queriendo probar… Bueno, no esta en concreto, pero desde que tengo la Cocotte de Le Creuset estaba deseando hacer un bizcocho en ella para ver qué tal. ¡Y no veáis qué jugoso queda! Como ya os he dicho más de una vez la mías es la Cocotte en color cereza de 24 cm y fue un regalo pero me la compraron en Claudia & Julia (aprovechad que ahora tienen de oferta las de 22 cm, podéis verlas aquí). La verdad es que tenía mis miedos con esta olla pero finalmente la uso para muchas cosas y muy diferentes: panes, lentejas, cremas, carnes… ¡Y a partir de ahora también bizcochos! 😋

En este caso el bizcocho lo he hecho modificando la receta de Teresa Vivancos y podéis verla en la página 39 de este libro gratuito (en PDF) de recetas con avena Quaker, #MiDesayunoQuaker, donde podréis encontrar también la receta de mis galletas de avena y frutos secos. ¡No dejéis de descargarlo! 📩

Ahora no me lío más y voy con la receta, que seguro que es lo que os interesa, ¿a que sí? 😉

INGREDIENTES:

  • 175 gr Copos de Avena
  • 50 gr Trigo Sarraceno
  • 100 gr Harina de Almendras
  • 16 gr Levadura
  • 6 Huevos L
  • 60 gr Panela (opcional)
  • 2 Plátanos Maduros
  • 200 gr Mermelada Albaricoque
  • 120 ml Aceite de Oliva Virgen Extra

ELABORACIÓN:

  • Antes que nada vamos a preparar la cocotte (o en su caso el molde). Yo la forré con papel vegetal, procurando que este quedara lo más pegado posible a los rincones y a las paredes.
  • Encendemos el horno con calor arriba y abajo a 180º para que se vaya precalentando.
  • Trituramos los copos de avena para que quede más o menos como harina integral. Si quedan algunos copos más enteros no pasa nada, también nos vale.
  • A continuación ponemos en un bol todos los secos. Es decir, los copos triturados junto con el trigo sarraceno, la harina de almendras y la levadura y mezclamos con unas varillas para que se integre todo. Reservamos.
  • En otro bol ponemos los huevos junto con la panela y batimos enérgicamente para que espume mucho.
  • Llegados a este punto, añadimos los plátanos machacados y la mermelada.
  • Luego, en forma de hilo y batiendo a velocidad mínima vamos añadiendo el aceite de oliva hasta conseguir una masa homogénea.
  • Por último, añadimos la mezcla de ingredientes secos de forma envolvente en dos o tres veces.
  • Vertemos la masa en la cocotte (o en el molde) y si queremos se puede decorar. Yo le puse algunos copos de avena por encima antes de hornear.
  • Llevamos al horno ya precalentado y con la tapa puesta y dejamos que se haga durante unos 30/40 minutos o hasta que al pincharlo con un palillo este salga limpio. Los últimos minutos podéis dejarlo destapado si queréis para que se dore un poco más.
  • Finalmente sacamos, dejamos templar y luego desmoldamos y dejamos que se enfríe por completo sobre una rejilla.

Si tenéis otro molde con tapa o uno tipo pyrex también podéis hacerlo. ¡E incluso en uno descubierto!

Además, si no os gusta el albaricoque podéis usar mermelada de otro sabor. Yo utilicé esta porque tenía el bote abierto y así le daba salida. ¡Lo que viene siendo una receta de aprovechamiento! 😛👌

Ahora ya sabéis, manos a la obra, a probar esta maravilla y a contarme qué tal os sienta en vuestro desayuno. 🍽

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *