Soufflé de Espinacas y Quesos

¡Buenos días y buen comienzo de semana! Hoy vengo con las pilas cargadas a tope, comienzo nueva rutina que os contaré más adelante y encima os traigo esta receta tan especial para mí, un soufflé de espinacas y quesos que es mi primera participación en los concursos para blogs que organizan desde la tienda online de utensilios de cocina Claudia & Julia. Y por si fuera poco, este concurso lo organizan de la mano con la marca Emile Henry, que si aún no la conocéis no podéis dejar de entrar aquí y ver todo lo que tienen, pero cuidado, ¡porque os adelanto desde ya que os vais a enamorar de más de una cosa!

El resultado me encantó y además no me diréis que con ese color verde que le dan las espinacas no queda llamativo, ¿verdad? De todas formas, si no os gustasen las espinacas podéis seguir la receta tal cual pero omitiendo este ingrediente y los pasos que le aluden. Os cuento a continuación todos los detalles de cómo lo he preparado y espero que os guste y os animéis a probar, ¡ya veréis que os sorprende! 😉

INGREDIENTES:

  • 125ml Leche
  • Sal y Pimienta (al gusto)
  • 1 Pizca Nuez Moscada
  • 25gr Mantequilla
  • 20gr Harina de Trigo Blanca
  • 3 Huevos L (separadas yemas y claras)
  • 30gr Parmesano Rallado (se puede sustituir por pan rallado)
  • 60gr Emmental Rallado (puede cambiarse por Gruyère o más Parmesano)
  • 125gr Espinacas (además de un poco de aceite y una cebolla para cocinarla)

ELABORACIÓN:

  • Comenzamos cocinando las espinacas. Para ello, pondremos en una sartén un chorro generoso de aceite de oliva virgen y cuando se caliente añadiremos una cebolla bien picada para que se poche. Una vez esté, añadiremos las espinacas y dejaremos que se hagan y se evapore todo el agua. Reservamos para enfriar, podemos incluso hacerlo el día anterior.
  • A continuación prepararemos los moldes para luego no perder tiempo una vez esté hecha nuestra masa. Podéis hacerlo en uno grande o en un par de ellos más pequeños, yo he usado el modelo ramequín número 9 de Emile Henry. Os aconsejo preparar algún molde más porque aunque estas cantidades son para dos personas según sean los moldes puede que os quede un poco de masa.
  • Encendemos ahora el horno a 190ºC con calor arriba y abajo, mejor que lo utilicemos sin ventilador en este caso.
  • En un cazo, calentamos la leche y le añadimos la sal, la pimienta y la nuez moscada. No es necesario que hierva.
  • Pasamos la leche a un bol y en ese mismo cazo ponemos la mantequilla a derretir y, una vez que se funda, retiramos del calor, añadimos la harina y removemos bien hasta que se integre todo y se vaya formando una masa más espesa.
  • Ahora volvemos a añadir la leche y ponemos a fuego bajo hasta llevar a ebullición sin parar de mover hasta que veamos que espesa bastante. En ese momento retiramos del calor y dejamos templar. Podemos probar la mezcla para que esté bien sabrosa, y si no lo está este es el momento de corregir y salpimentar de nuevo.
  • Vamos a preparar ahora la otra parte de la masa. Para ello, batimos las claras en un bol y le añadimos los quesos rallados, mezclamos y reservamos.
  • Ponemos las espinacas ya cocinadas en una trituradora y batimos muy bien, luego le añadimos la mezcla de quesos y yemas y batimos hasta que tengamos una mezcla bien homogénea. Añadimos esta mezcla a la de leche, harina y mantequilla y reservamos.
  • El último paso es montar las claras a punto de nieve, ayudándonos de una pizca de sal y una batidora de varillas. Cuando las tengamos, añadimos un poco a la masa anterior y mezclamos para “aligerarla”. Luego ponemos el resto de las claras y mezclamos de forma envolvente para que las claras se bajen lo mínimo posible.
  • Rápidamente lo repartimos en los ramequines y llevamos al horno durante 20 minutos aproximadamente.
  • Deben servirse en cuanto se saquen porque todo lo que crece en el horno se baja rápidamente cuando va perdiendo temperatura.

¡Hasta aquí mi propuesta de hoy! ¿Qué os ha parecido? Igual la veis muy complicada pero son pasos muy sencillos que se hacen muy rápido, además con ingredientes muy cotidianos. Si hasta ahora no habéis preparado nunca soufflé yo de verdad que os animo, porque es un plato diferente que queda bien sabroso y que es ideal para comer calentito, ¡con lo que apetecen ahora cosas así! 😋

Nos leemos pronto con un nuevo post. ¡Si os animáis a probar no lo dudéis y contadme! 👌

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *