Pastel de Lima Limón con Semillas de Amapola

Ya os lo he comentado en más de una ocasión, pero me parece espectacular el punto que le dan los cítricos a los bizcochos, así que cuando vi esta receta de Lorraine Pascale lo de ponerme a prepararla fue casi un acto reflejo.

En este caso combinamos lima y limón con semillas de amapola, que también aporta un toque característico tanto a la textura como al sabor resultante de este bizcocho. Es muy sencillo y rápido de preparar así que… ¡manos a la masa!

INGREDIENTES:

  • 125gr Mantequilla (a temperatura ambiente)
  • 120gr Azúcar
  • 1 Cucharadita Extracto Vainilla
  • 3 Huevos L
  • 150gr Harina con Levadura
  • 1 Cucharadita Levadura
  • 1/2 Cucharadita Sal
  • Ralladura de 1 Limón
  • 2 Cucharadas Zumo de Limón
  • Ralladura de 1 Lima
  • 2 Cucharadas Zumo de Lima
  • 2 Cucharadas Semillas de Amapola

Para el Glaseado:

  • 1 Cucharada Zumo Lima
  • 1 Cucharada Zumo Limón
  • 30/50gr Azúcar Glass

ELABORACIÓN:

  • Precalentamos el horno a 180ºC.
  • Engrasamos el molde, forramos la base y lo volvemos a engrasar.
  • Lavamos bien la lima y el limón, los secamos y sacamos sus ralladuras. Reservamos.

  • Batimos bien la mantequilla con el azúcar hasta que blanquee. A continuación le añadimos los huevos uno a uno y vamos integrando tras cada adición.
  • Una vez estén, le añadimos la vainilla y las cucharadas de ambos zumos.
  • Luego incorporamos harina, levadura, sal y ralladuras. Mezclamos hasta que esté todo bien integrado.
  • Por último, añadimos las semillas de amapola con movimientos envolventes.
  • Vertemos en el molde, alisamos la superficie y dejamos hornear durante unos 35 minutos o hasta que al pinchar con un palillo este salga limpio.

  • Cuando esté hecho, sacamos el molde y dejamos templar sobre una rejilla, luego desmoldamos y dejamos que el bizcocho se enfríe totalmente antes de añadirle el glaseado.

  • Para preparar el glaseado tamizamos el azúcar glass, le añadimos primero el zumo de lima y mezclamos y luego seguimos el mismo proceso con el de limón. Hay que tener cuidado de que no nos caiga ninguna pepita, para ello podemos colarlo. Una vez el bizcocho esté totalmente frío podemos colocar nuestro glaseado que le dará un toque aún más especial.

Ahora ya sabéis, si tenéis una merienda o comida especial no olvidéis que esta puede ser una opción más que interesante. ¿Quién se anima a probar? 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *