Muesli Casero en Dos Versiones

¡Hola! Hoy os traigo una receta que igual ya estáis cansados de hacer, pero os confieso que a mí me ha costado mucho lanzarme a por ella… La verdad es que me gusta mucho el muesli comprado, pero cuando te paras a mirar ingredientes y las cantidades de azúcares te quedas un poco alucinado y cuando están bien de ingredientes me parecen un poco tipo “cartón troceado”. Así que no quedaba más remedio que ponerse manos a la obra e ir probando.

Os contaré un secreto: cada vez que lo hago varío un poco los ingredientes  según lo que tenga en casa (frutos secos, semillas…) pero estas versiones que os dejo las he probado varias veces y nos han encantado. Espero que si os animáis a hacerlas os gusten tanto como en casa. ¡Os dejo ya con las recetas!

INGREDIENTES:

Versión 1:

  • 225 gr Copos de Avena
  • 20 gr Cacao Puro en Polvo
  • 15 gr Lino Dorado
  • 25 gr Coco Rallado
  • 25 gr Mix de Pipas y Semillas
  • 50 gr Nueces (yo usé de Brasil)
  • 35 gr Almendras con Piel
  • 20 gr Aceite de Coco (yo usé este)
  • 1 cucharada Miel (opcional)
  • 1 cucharadita Pasta de Vainilla
  • 60 gr Leche Entera

Versión 2 (vegana):

  • 300 gr Copos de Avena
  • 35 gr Nueces (yo usé de Brasil)
  • 15 gr Lino Dorado
  • 50 gr Avellanas
  • 1 cucharadita Canela
  • 40 gr Almendras
  • 25 gr Aceite de Coco (yo usé este)
  • 15 gr Miel (opcional)
  • 1 cucharadita Pasta de Vainilla
  • 60 gr Agua

ELABORACIÓN:

  • El procedimiento es bien sencillo. Para empezar, encendemos el horno a 180º con calor arriba y abajo.
  • Mezclamos en un bol los líquidos, a temperatura ambiente o templados. Es importante que estén todos a esta temperatura porque si el aceite de coco se enfría se solidifica.
  • En otro bol, mezclamos los copos de avena con el resto de ingredientes secos. Los frutos secos los podéis poner enteros o troceados (yo personalmente los prefiero troceados para que todo esté mejor repartido).
  • Lo mezclamos todo y ponemos en la bandeja del horno sobre un papel vegetal o un teflón (a mí me gustan más porque cogen calor y son reutilizables, yo uso este).
  • Llevamos al horno previamente precalentado y dejanos que se haga aproximadamente unos 20 minutos, hasta que veamos que va adquiriendo un tono dorado. Es muy importante que cada 5 minutos o así removamos bien porque si no lo que haya quedado arriba y a los lados se quemará y la parte inferior se quedará casi igual.
  • Sacamos del horno cuando esté en su punto, dejamos enfriar y luego lo guardamos bien en un tupper hermético o un tarro de cristal (yo uso este de Quid que me encanta).

NOTAS:

  • Si queréis añadir trocitos de chocolate podéis hacerlo justo al sacarlo del horno y moverlo (para que se funda) o esperar a que se enfríe y añadir los trocitos.
  • El aceite de coco se puede cambiar por mantequilla o aceite de oliva, pero el sabor que tiene le da un toque muy especial.

Pero no todo queda aquí, podéis ponerle una infinidad de ingredientes, sólo tenéis que pensar en una combinación de sabores que creáis que puede ser atractiva. Algunos ejemplos: frutas deshidratadas, pasas, dátiles, especias (como jengibre rallado, nuez moscada…), otros frutos secos… ¡Imaginación al poder! 🤗

¿Qué os ha parecido? ¿Cuál de las dos versiones os llama más la atención? ¡Quedo pendiente a ver cuántas versiones de vuestros mueslis me hacéis llegar y con qué combinaciones de sabores! 😉👌

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *