“Milhojas” con Pan de Molde

La propuesta que os traigo hoy es muy sencilla y os puede solucionar una merienda imprevista, se prepara en poco tiempo y con ingredientes básicos que prácticamente siempre tenemos en casa si nos gusta preparar dulces.

Es también una propuesta para Canal Cocina que podéis ver aquí y con la que además he ganado el primer premio del concurso, aquí tenéis los resultados: Concurso Recetas con Panrico. En este caso yo he usado Panrico Cerealia Estilo Artesano, pero podéis usar cualquier otro pan de molde. Para el relleno yo he elegido una buttercream de Kinder que también podéis sustituir por otro tipo de chocolate como os indico en los ingredientes.

¡Espero que os guste mucho y os animéis a probarla!

INGREDIENTES:

Buttercream de Kinder:

  • 90gr Mantequilla a Temperatura Ambiente
  • 50gr Azúcar Glass
  • 70gr Chocolatinas Kinder (si lo preferís se puede sustituir por nutella, nocilla, chocolate negro, con leche, blanco..)

Milhojas:

  • Pan de Molde (una rebanada y media para cada dulce)
  • Sprinkles para decorar

ELABORACIÓN:

Buttercream de Kinder:

  • Al baño maría derretimos el chocolate y lo apartamos para que se temple.
  • En un bol batimos la mantequilla junto con el azúcar glass hasta que blanquee.
  • Cuando tengamos la mantequilla y el azúcar listos añadimos el chocolate si ya se ha templado (que siga fundido pero no caliente, para que no derrita la mantequilla) y los mezclamos hasta que se integre. En el momento de volcar el chocolate es importante no “rascar” si hay alguna zona en la que el chocolate esté totalmente frío porque esto nos molestará luego a la hora de sacar la crema de la manga.

Milhojas:

  • Para hacer las capas crujientes cogemos tantas rebanadas de pan como vayamos a usar (recordad que necesitamos más o menos una y media para cada milhoja) y les cortamos los bordes. Luego las estiramos bien con un rodillo, haciendo que queden lo más planitas posibles.
  • A continuación cogemos un cortante con la forma que más nos guste y vamos haciendo los cortes. Os recomiendo coger uno que aproveche lo máximo posible del pan. Además, con el pan sobrante podemos cortar otros trocitos más pequeños que nos servirán luego para decorar. Yo elegí uno redondo ondulado que tengo en diferentes tamaños.

  • Luego estas porciones las tostamos ligeramente en el horno o en una plancha antiadherente sin engrasar. Si lo hacemos en el horno podéis ponerle encima una bandeja para que no se deformen mucho. Aunque no es necesario, las ondulaciones que coja el pan luego darán más estilo a nuestro dulce. Hay que tostar lo justo para que estén crujientes, sin pasarnos.
  • Mientras se enfría el pan, cogemos el buttercream y lo ponemos en una manga pastelera con una boquilla ancha, yo he cogido una rizada, que me parecía la combinación para el corte del pan.
  • Ponemos una capa de pan, una de buttercream, repetimos y ponemos otra capa de pan que lo cubra y decoramos como queramos.
  • Repetimos la operación hasta terminar con los panes y… ¡a disfrutar! 🙂

Sugerencia: Lo mejor de esta receta es prepararla y comerla rápidamente, si no el pan pasará de estar crujiente a estar seco y perderá el sabor y la textura.

¡Pues hasta aquí esta receta! ¿Quién va a ser el primero que se anime a probar? Venga, espero vuestros resultados… 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *