Cupcakes Terroríficos de Vainilla y Queso

Hoy os traigo unos cupcakes terroríficos (o eso intentan ser) y deliciosos. Combinación sencilla con bizcocho de vainilla y crema de queso con una suavidad que os va a encantar.

Y os tengo que contar también que esta receta fue un reto que me propuso Neolith y de ahí el vídeo que os dejo a continuación. Está grabado sobre la superficie Summer Dala de Neolith Six·S, que forma parte de una colección que presentaron hace poco y con la que están llevando a cabo la acción benéfica #KiloOfKindness.

Con las cantidades que os comparto a mí me dio para 10 cupcakes, si queréis más podéis duplicar las cantidades sin problemas excepto la pizca de sal. Os dejo todo a continuación y espero que os guste tanto como a mí prepararlo.

INGREDIENTES:

Cupcake:

  • 55 gr Mantequilla sin Sal
  • 120 gr Azúcar
  • 155 gr Harina
  • 7 gr Levadura Química
  • 1/4 cucharadita Sal Fina
  • 160 gr Leche Entera
  • 1 cucharadita Vainilla en Pasta
  • 1 Huevo L

Crema:

  • 55 gr Mantequilla Sin Sal (a temperatura ambiente)
  • 35 gr Azúcar Glas
  • 200 gr Queso Crema
  • 1 cucharadita Vainilla en Pasta (opcional)

ELABORACIÓN:

Cupcake:

  • Empezamos encendiendo el horno con calor arriba y abajo para que se vaya precalentando a 190º, sin aire.
  • Preparamos también nuestro molde de cupcakes con las cápsulas elegidas para cuando llegue el momento tenerlo todo listo.
  • En la amasadora con la pala o en un bol normal y con ayuda de una batidora de varillas mezclamos la mantequilla junto con el azúcar, la harina, la levadura y la sal hasta que parezcan pequeñas migas de pan.
  • En un bol diferente, batimos los huevos y le añadimos la leche y la vainilla.
  • A velocidad mínima vamos añadiendo los líquidos sobre la mezcla inicial y poco a poco vamos subiendo a velocidad media hasta que la textura de la masa sea homogénea.
  • Repartimos en los moldes, llenándolos aproximadamente a dos tercios de su capacidad, y llevamos al horno ya a la temperatura elegida.
  • Dejamos que se horneen durante unos 20 minutos, puede ser algo más o algo menos según el horno, así que hay que estar atentos a que no se dore mucho la superficie y que al pinchar con un palillo este salga limpio.
  • Sacamos del horno cuando estén listos, desmoldamos y dejamos que se enfríen por completo sobre una rejilla antes de empezar a decorarlos.

Crema:

  • Batimos muy bien la mantequilla con el azúcar. Si lo hacemos en la amasadora utilizaremos la pala y si no, con una batidora de varillas o con varillas manuales de forma muy enérgica.
  • Si la vamos a incluir, ahora pondríamos la vainilla y mezclaríamos ligeramente.
  • Seguidamente añadimos el queso y seguimos batiendo hasta integrar.
  • Teñir por partes si se desea con colorante alimenticio y poner en manga pastelera con la boquilla deseada para hacer las decoraciones.

Como veis es una propuesta bien sencilla que además podéis adaptar para hacerla en versión tarta y os va a encantar. ¡Os lo adelanto ya! Y otra cosa muy buena es que podéis hacerlo con niños y que ellos creen sus propios monstruos, seguro que les encanta y lo pasáis genial en familia.

¿Te animarás a prepararlo? Recuerdas que son válidos para cualquier momento, sólo tienes que cambiarle la decoración y listo. ¡Espero vuestros comentarios! Muchas gracias por pasaros. 💕

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *